FIFA

Super Campeones y el sueño de ser futbolista…

Quién no recuerda ese triste momento de la serie Supercampeones, cuando Roberto Sedinho, no llevó a Brasil a Oliver Atom para convertirlo en el mejor jugador del mundo. En la ficción, Oliver, se quedó con su madre en Japón, luego, se reencontró con su ídolo, Roberto y finalmente se convirtió en el mejor jugador del mundo…

Alassane Diakité, es ese niño, hoy adulto, el Oliver Atom de Bamako con alma de futbolista, al que un día, un traficante sin escrúpulos, esos que juegan a ser agentes de jóvenes promesas, le prometió el sueño de llegar a Europa y convertirlo en futbolista profesional. Diakité, a diferencia de Oliver, sí viajó muy joven, pero para acabar abandonado en la calle. Hoy juega en un campo de quinta división en un modesto del fútbol de Madrid, el C.D Canillas.

Un desastre humanitario, que ha sido denunciado en el Parlamento Europeo, por el representante de la ONG Culture FootSolidaire y exfutbolista camerunés Jean-Claude Mbvoumin. También es el argumento de la película Diamantes negros, dirigida por Miguel Alcantud, en la que participa Diakité.

Por ello, y ante los numerosos casos de perjuicios e indefensión en menores que cambiaban de país y no podían practicar este deporte en un equipo federado, la Federación Internacional de Futbol Asociación FIFA, modificó la normativa sobre transferencias internacionales de menores de edad en el fútbol mundial.

La Secretaría General FIFA remitió a todas sus asociaciones la ‘Guía para la aplicación de un jugador menor‘:

  • La mudanza internacional por motivos ajenos al fútbol, de ambos padres, de solo uno de ellos, si tiene la custodia, o del tutor legal en caso de fallecimiento o retirada de custodia a los padres.
  • Si el jugador tiene entre 16 y 18 años y se traslada dentro del territorio de la Unión Europea o tiene nacionalidad europea; o si el jugador menor y el club están a menos de 50 kilómetros de la frontera común entre ambos.
  • Otras excepciones afectan al jugador menor que se inscribe por primera vez y ha vivido al menos cinco años, de forma ininterrumpida, en el país donde pretende inscribirse y al menor estudiante de intercambio en el extranjero.

Si el menor es refugiado por razones humanitarias, se podrá inscribir en un equipo federado de otro país, acompañado de sus padres o sin compañía de éstos. Estas normas, según la FIFA, han resultado insuficientes, por eso ha comenzado un proceso que culminará indefectiblemente con la ansiada reforma del artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RETJ).

La normativa también incluye excepciones dadas por la Jurisprudencia del TAS, en especial, se hace referencia a dos casos:

  1. Al jugador menor que se ha mudado a otro país sin sus padres debido a razones humanitarias y no pudo preverse el regreso a su país de origen porque su vida y libertad estaban amenazadas por razones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opiniones políticas (v. gr. jugador refugiado sin compañía);
  2. La educación académica o escolar del jugador fue claramente la razón principal para el traslado internacional del menor sin sus padres y la duración máxima de la inscripción del futbolista con el club pertinente no excedió el plazo de un año, con la condición del regreso inmediato del jugador menor a su hogar después de la finalización del programa educativo, salvo que cumpliera 18 años en dicho lapso (v. gr. jugador estudiante de intercambio).

Numerosos clubes internacionales fueron sancionados o están siendo investigados, como es el caso del Chelsea FC, por transferencia de futbolistas menores de edad. Casos sonados fueron los de Atlético de Madrid y FC Barcelona, que fueron sancionados con no poder fichar por 2 y 1 años respectivamente. Asimismo, el Real Madrid, entre los que se encontraban inmersos los hijos de su entrenador, Zinedine Zidane, pudo reducir 9 casos graves a solo uno y su recurso fue estimado parcialmente por el el Tribunal de Arbitraje Deportivo – TAS; por lo que solo se le prohibió fichar en el mercado de invierno de 2017.

La norma FIFA, intenta evitar de este modo que los menores se conviertan en mercancía, que se juegue con sus ilusiones, prometiendoles convertirlos en el escaparate de fútbol mundial, para que luego no interesen a los clubes de fútbol y se queden en una situación total de abandono y desamparo.

Bien hecho FIFA!

Nuria Monjas y Julio Prieto
Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.