El sector de la vivienda en España, ante el reto de no repetir los errores de la burbuja

El mercado inmobiliario en España sigue subiendo con fuerza pero los errores aprendidos tras el pinchazo de la burbuja alejan el temor de un nuevo “ladrillazo” en nuestro país.

El sector inmobiliario español parece que se está normalizando aunque consultores, tasadores y promotores advierten de que esta mejora no implica una plena recuperación al tiempo que alejan el temor de una posible nueva burbuja inmobiliaria.

Estos expertos señalan que aunque en los últimos meses el mercado haya experimentado subidas de hasta dos dígitos, las cifras de las que se partía eran muy bajas como consecuencia de la crisis; y recuerdan que el mercado inmobiliario es un mercado influenciado por la estacionalización y por amplias subidas y bajadas en cortos espacios de tiempo (lo que se conoce como “dientes de sierra”).

En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado su estudio trimestral de los índices de precios de la vivienda (IPV). En el primer trimestre de 2016 las viviendas se han revalorizado un promedio del 6.3% cuando en el mismo periodo del año anterior este promedio estaba en el 4.5%.

Por otro lado el crecimiento anual de la venta de viviendas en España se ha situado en el segundo trimestre de 2016 en el 3.9%. Así, ante los temores de una reedición del “ladrillazo”, los expertos señalan que es muy poco probable que vuelva a ocurrir debido a dos factores:

El primero es que los salarios aún están bajos y el desempleo juvenil sigue siendo alto, por lo que el acceso a una primera vivienda se está viendo frenado; justo lo contrario que en la época de la burbuja inmobiliaria.

El segundo factor es la financiación, pues tanto la banca como los compradores están siendo muy prudentes a la hora de adquirir nuevas viviendas. Además, el número de viviendas pagadas al contado es más alto que el número de hipotecas contratadas. La mayor o menor diferencia entre estas dos variables marca la frontera entre un mercado saneado o una burbuja inmobiliaria.

Antes de la crisis del ladrillo, ocurría todo lo contrario, pues se contrataban más hipotecas que el número de viviendas pagadas al contado debido a la fuerte especulación inmobiliaria. Sin embargo, estas diferencias se han ido recortando durante la crisis: en 2014 se pagaron al contado 94.072 viviendas más de las que se compraron mediante la contratación de una hipoteca y el 44.8% de las ventas se realizaron sin financiación.

Es de esperar que la mejora de la situación económica repercuta a su vez en el saneamiento del mercado inmobiliario español pero de nada serviría si la experiencia del “ladrillazo” no sirviera para corregir las prácticas, tanto de la banca como de los compradores, que generalizaron la especulación y terminaron con un sector de la economía del que dependían tantos ciudadanos.

En Del Canto Chambers conocemos en profundidad el mercado inmobiliario español. Se nos puede contactar, si lo desea, en clerk@delcantochambers.com

Redacción de Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.