Quiero emprender ¿Autónomo o Sociedad Limitada?

Quiero emprender ¿Autónomo o Sociedad Limitada?

Una de las preguntas que se hace el emprendedor residente en España es si debería trabajar como autónomo o si debería formar una sociedad. Aunque existen más tipos de sociedades para este análisis elegimos la Sociedad Limitada (S.L.) por ser la más común.

Conviene aclarar que no pueden definirse unos criterios únicos con los que tomar la decisión de una u otra alternativa si no que individualmente deberemos tomar la decisión en base a nuestra actividad, enfoque comercial, tamaño del negocio y preferencias personales. Antes de pasar al análisis pormenorizado detengámonos a estudiar el concepto general que supone cada una de las decisiones.

Mientras que el convertirse en un autónomo significa que serás tú quien realice la actividad, se responsabilice de los pagos y finalmente acabe recibiendo los beneficios, cuando formamos una Sociedad Limitada es esta la que hace todo lo mencionado incluido el recibir los beneficios que únicamente pasarán a ser del socio para que disponga de ellos cuando reparta dividendos. Por esto nos referimos a una SL como una “persona jurídica”, porque ya no es la persona física dueña de la empresa la que está realizando la actividad, lo cual como veremos en los siguientes apartados tiene sus ventajas e inconvenientes.

Primeros pasos.

Hay un motivo por el que España fue el país para el que se acuño el término inglés “red tape” usado cuando hay un exceso de burocratización, por lo tanto, no analizaremos aquí todos los pasos a seguir para iniciar la actividad como autónomo o como SL, sí destacaremos que el proceso para ser autónomo es más sencillo y barato que el de formar una Sociedad.

De la misma forma si queremos que sea una gestoría quien nos haga estos trámites, algo muy recomendable por su complejidad, para la SL el precio será mayor.

Pagos mensuales.

El autónomo pagará una cuota dependiendo de su situación personal, siendo la más común 275,02€ y sobre está se aplicarán bonificaciones.

La SL no paga cuota, pero exige que su administrador sea un “autónomo societario” los cuales pagan una cuota de 344,69€, igualmente variará según su situación personal.

La mayoría de emprendedores dedica el tiempo a la actividad y delega las obligaciones fiscales y legales a una gestoría. Al ser menor la cantidad de información que tiene que declarar un autónomo que la que declara una SL el coste para el primero será menor.

Responsabilidad.

Como dijimos cuando una persona realiza una actividad como autónomo ella y todo su patrimonio son los responsables frente a deudas. Por el contrario, las Sociedades Limitadas reciben este nombre de su responsabilidad limitada, determinada por el patrimonio que posee esta “persona jurídica” y nunca el patrimonio personal del socio.

El patrimonio mínimo con el que empezará una SL es de 3.000 euros que el socio dona en su constitución a cambio de ser el propietario.

Fiscalidad.

Los autónomos tributan con el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F.) y las sociedades tributan con el Impuesto de Sociedades (I.S.), ambos llenos de matices, pero una base común, se aplica un porcentaje sobre los beneficios obtenidos durante el año para ingresarlos a Hacienda.

La diferencia principal entre estos impuestos es el valor del porcentaje que se aplica sobre los beneficios. Mientras que el IS es fijo independientemente de los beneficios anuales, el porcentaje del IRPF será mayor cuantos más beneficios se hayan obtenido durante el año. Esta diferencia podría llegar a ser el triple para un autónomo que para una SL de nueva creación.

Conviene indicar que una vez la empresa haya tributado por sus beneficios si estos quieren cederse al socio este tendrá de nuevo que tributar por estos dividendos en el IRPF.

Relación con externos.

Difiere también la imagen que proyectamos al exterior, ya sea con nuestros clientes, proveedores o entidades bancarias, un autónomo suele transmitir una actividad pequeña y personal mientras que una SL transmitirá una actividad de mayor dimensión.

En el caso concreto de las entidades bancarias al estar obligadas las SL a declarar toda la información detallada es más fácil conseguir crédito si dispone de un patrimonio acorde al préstamo.

Del Canto chamber asesora a empresas y autónomos en sus obligaciones contables, fiscales y de seguridad social en España. Nuestra propuesta de servicios contables y fiscales se adapta a tu situación personal. Contactanos para una primera consulta gratuita.

Adrian Soto
Consejero independiente
Asesor Fiscal

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.