Proyecto BEPS: Consenso mundial contra la evasión de impuestos

La OCDE lidera un proyecto internacional de lucha contra el fraude fiscal y pone en su punto de mira la tributación transfronteriza del impuesto de sociedades.

Decir “globalización” en Economía es decir lo mismo que “mercado mundial”. Hacer negocios globalmente implica generar también riqueza a nivel planetario que…tendrá que estar, como no, sujeta a tributación..

Los Estados, a través de acuerdos multilaterales o bilaterales, negocian las normas tributarias internacionales. No es fácil. Si cada país, como atributo soberano, tiene elaborada su propia legislación tributaria o se limitan a tratados bilaterales, la conjunción de las de todos los países del mundo genera obligatoriamente rendijas por las que las grandes empresas y patrimonios pueden llegar a eludir el pago de impuestos, y concretamente nos referimos al Impuesto de Sociedades. Es por ello que se precisan tratados multilaterales en determinadas materias, función que a nivel global corresponde a la OCDE

La OCDE lidera un Plan para luchar contra el fraude fiscal internacional, el proyecto BEPS (del inglés “Base Erosion and Profit Shifting“, que significa “Erosión de la base imponible y traslado de beneficios”), desde el año 2013. En base a ello Europa, la Unión Europea ha elaborado la Directiva 2016/1164 del PE y el Consejo en julio de 2016 basándose en las recomendaciones de esta organización internacional.

Los efectos de la evasión fiscal son cuantiosos y los actores afectados, tres: Estados (que pierden ingresos), contribuyentes (que sufren mayor carga impositiva)  y PYMES que sólo operan en mercados internos y que disponen de menos recursos para competir con las multinacionales.

Pero ¿cuáles son los puntos ciegos de la evasión fiscal que la OCDE pretende eliminar con respecto al impuesto de sociedades?

  1. Diferencias en los gravámenes de las rentas de las sociedades: las empresas pueden pagar impuestos por sus beneficios o en el país de origen o en el de residencia, o incluso dichos beneficios pueden gravarse mediante tipos nominales distintos.
  2. Doble exención: no pagar un impuesto ni en origen ni en residencia.
  3. Imposición inferior: el mismo tributo tiene un tipo excesivamente bajo en algunos países. Esto da lugar a la reubicación de empresas hacia países de baja tributación, convirtiendo la actividad empresarial en una especie de tax shopping.
  4. Retirada de beneficios: técnica por la que las empresas crean estructuras muy elaboradas para conseguir que sus beneficios sean gravados con unas tasas bajas o nulas.

El fraude fiscal es un elemento de desigualdad, puesto que si alguien no paga, otra persona tendrá que hacerlo, entorpeciendo la financiación de los Estados y provocando que la ciudadanía tengan que hacer frente a más impuestos. Pero por otra parte, el coste fiscal es un elemento fundamental, y sustancial, a tener en cuenta en la planificación empresarial y es preciso incluir una buena planificación fiscal para reducirlo.

Siendo tan confusa la diferencia de matiz jurídica entre España y el Reino Unido en lo que respecta a diferenciar evasión de impuestos (donde hay premeditación para no pagarlos) y elusión de impuestos (por la que se consigue legalmente pagar menos organizando la actividad empresarial utilizando la norma fiscal más favorable), es necesario contar con el consenso internacional para definir un claro terreno de juego donde la ingeniería fiscal no consiga mermar los derechos de los contribuyentes, pero a la vez pueda seguir jugando un papel importante en la competitividad de las empresas.

Del Canto Chambers tiene un equipo especializado para asesorar sobre el impacto de las regulaciones BEPS en sus operaciones entre España, el Reino Unido y Qatar.

Si quiere comentar con nosotros su posición no dude en contactar con nosotros en clerk@delcantochambers.com

Redacción de Del Canto Chambers

Tags:

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.