Los países de la UE acuerdan avanzar en la normativa ‘anti-elusión’

Los países de la UE acuerdan avanzar en la normativa ‘anti-elusión’

La Unión Europea está a punto de aprobar una nueva Directiva de medidas ‘anti-elusión’ contra terceros países, el siguiente paso para implementar por completo la recomendaciones BEPS de la OCDE.

La evasión internacional de impuestos ha sido en nuevo campo de batalla fiscal para las autoridades tributarias de la OCDE y de la UE desde 2015 cuando se publicaron las recomendaciones BEPS de la OCDE sobre este asunto. Como resultado, la Comisión Europea aprobó en julio de 2016 la Directiva 2016/1164 para comenzar a implementar esas medidas en el marco del derecho comunitario.

En este sentido, el Consejo reunió en Malta el 21 de febrero a los ministros de finanzas de la Unión Europea para debatir sobre algunas enmiendas a esa Directiva relacionadas con las asimetrías híbridas y las normas de ayudas estatales para continuar desarrollando dichos principios BEPS.

Las asimetrías híbridas son un agujero legal por el que el dinero puede ocultarse a las autoridades fiscales mediante la explotación de las diferentes normativas tributarias de los distintos países. Como consecuencia, las empresas consiguen disminuir sus obligaciones tributarias.

Este enfoque en los países no comunitarios ahora se debe al enfoque intracomunitario de la citada Directiva 2016/1164. El asunto de las asimetrías híbridas se enmarca en el debate de una nueva propuesta de Directiva que debería estar lista para aprobarse para enero de 2020.

La clave está en que en la reunión del Consejo, estados miembros como Irlanda, Suecia, Dinamarca, Holanda, Malta, Luxemburgo y el Reino Unido retrasaron algunas disposiciones concretas que entrarán en vigor en 2022.

Esta nueva propuesta representa el segundo paso de la Unión Europea en la construcción de una estructura común ‘anti-elusión’ para prevenir que los grupos empresariales se aprovechen de dos o más jurisdicciones tributarias para reducir sus obligaciones fiscales generales. Como esta propuesta no ha sido todavía aprobada por el Parlamento Europeo, se aprobará una vez que que lo haga el PE.

Relacionado con esto, para final de año, la UE debe tener completada una lista de jurisdicciones no cooperadoras en asuntos fiscales, basadas en las disposiciones del Grupo “Código de Conducta” sobre fiscalidad de las empresas establecido por el Consejo en 1998. Estas son las últimas medidas en el marco de la estrategia externa de la UE para una tributación efectiva.

La Unión Europea es muy activa realizando medidas e investigaciones anti-evasión, con las acciones contra multinacionales como Apple, Google o Amazon como las más conocidas entre la opinión pública.

Aunque todavía queda mucho por hacer sobre medidas BEPS en la UE, especialmente cuando, otra vez, la idea de implementar una Base Imponible Común Consolidada para las empresas (CCCTB) ha sido rechazada, parece que las autoridades fiscales europeas se están tomando en serio el desarrollo del proyecto BEPS.

Estos necesarios pero lentos pasos no son fáciles, teniendo en cuenta que se requiere la unanimidad para llegar a acuerdos en asuntos fiscales en las instituciones comunitarias, pero representan una garantía tanto para los ciudadanos como para los Estados de que se está trabajando en la buena dirección. Todavía creemos que un sistema eficiente debería incluir medidas regulatorias y legislativas unidas a la adopción de los principios de la jurisdicción universal aplicados a la evasión fiscal.

En Del Canto Chambers estamos especializados en derecho fiscal y mercantil, especialmente en la gestión y asesoramiento en la optimización tributaria de HNWI y empresas.

Redacción de Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.