La nueva sentencia del Tribunal Supremo respecto a gastos hipotecarios ¿Lío en la magistratura?

clausula-suelo-ocu-delcanto

La nueva sentencia del Tribunal Supremo respecto a gastos hipotecarios ¿Lío en la magistratura?

La nueva Sentencia del Supremo relativa a gastos hipotecarios (STS105/2018) establece que es el banco y no el hipotecado quien ha de asumir el pago de los impuestos asociados en la constitución de la hipoteca y declara nulo el Art.68 del Reglamento del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (IAJD), resolución que no está libre de polémica.

No pasaron ni 24 horas desde que el Tribunal Supremo dictara una sentencia con visos de cambio Jurisprudencial y al día siguiente el Presidente de la Sala Tercera de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo, el magistrado, D. Luis María Díez-Picazo, emitió una nota informativa comunicando que, dado que la sentencia supone un giro radical en el criterio jurisprudencial con gran repercusión económica y social se resuelve dejar sin efecto todos los señalamientos pendientes sobre recursos con objeto similar y avocar al Pleno de la Sala el conocimiento de alguno de dichos recursos pendientes, a fin de decidir si dicho giro jurisprudencial debe ser o no confirmado.

Tendrá que ser el Pleno del Tribunal Supremo, el próximo 5 de noviembre, quien decida en una nueva sentencia de casación si el cambio jurisprudencial es tal o únicamente fue sólo un espejismo para los consumidores, quienes, al igual que ya ocurrió con la Sentencia de Cláusula Suelo, en el caso de que la respuesta que emita el Tribunal Supremo no fuera favorable, tendrían que recurrir a la opinión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Y es que el Tribunal Supremo constituye la cúpula del sistema de impugnaciones y es, por tanto, el máximo responsable de la unidad de interpretación de la jurisprudencia en España, recordemos que a primeros de este mismo año, ya se pronunció sobre este tema, en aquella ocasión la Sala de lo civil, dictaminó claramente que el impuesto habrían de abonarlo los consumidores. En cambio, la sala que se pronunció ayer a favor de los consumidores, fue la de lo Contencioso-Administrativo, ambas salas de diferentes jurisdicciones (civil y administrativo) tienen sentencias contrapuestas que han supuesto una hecatombe jurídica que pueden tener efectos sociales y económicos así como repercutir en los costes de adquisición de la hipoteca en el futuro.

En el mismo día, los bancos que cotizan en el Ibex35 cerraron con pérdidas que se aproximaban a los seis millones de euros de valor en bolsa. Las entidades bancarias avisan de un encarecimiento del precio de las hipotecas en los consumidores si finalmente el Tribunal supremo fallara a favor del consumidor. El gasto medio del consumidor por este impuesto, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), para un préstamo referencia de 150.000€ supone entre 1.000€ y 4.000€ según la Comunidad Autónoma donde se contrate y el año en que se firmara la hipoteca.

El panorama es incierto y habrá que esperar a la resolución del próximo 5 de noviembre. Si el Supremo diera la razón a los consumidores se abriría una nueva vía para que puedan reclamar, junto con los gastos, el impuesto de su hipoteca. Si el Supremo diera la razón a los bancos, los consumidores tendrían aún la posibilidad de seguir luchando y que esperar la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

En consecuencia, la nueva sentencia del Tribunal Supremo no está exenta de polémica para ninguna de las partes interesadas. Se encuentran los consumidores en la actualidad en un panorama de inseguridad jurídica en lo que a la reclamación de impuesto de las hipotecas se refiere. Tendremos que esperar a la votación del pleno del 5 de noviembre para arrojar algo de luz a este asunto.

Clara I. Gómez Sevilla
Abogada
Del Canto Chambers

No Comments

Leave a Comment