La Comisión Europea contra la telaraña tributaria de Apple

La Comisión Europea contra la telaraña tributaria de Apple

Apple tiene diseñada una red de sociedades que es investigada por la Comisión Europea.

La Comisión de Competencia de la UE ha calculado que Apple dejó de pagar 13.000 millones de euros entre 2003 y 2013 en Europa. No es la primera investigación que recae sobre las cuentas de esta multinacional norteamericana, que en España ya está siendo investigada por Hacienda.

De hecho, desde la Agencia Tributaria se le está realizando actualmente una inspección, todavía sin finalizar, sobre lo que debiera haber pagado en relación con el IVA, el impuesto de sociedades y el IRNR de los ejercicios 2009 a 2012. Pero, ¿Cómo mantiene Apple una estructura fiscal con la que evita tributar en una década el equivalente a 6 veces el presupuesto del Ministerio de Educación?

El sistema utilizado por esta multinacional tecnológica consiste en concentrar toda su tributación en Irlanda, donde el impuesto de sociedades es menor, mientras que sus filiales en la Unión Europea actúan como meras comisionistas. De esta forma consigue disminuir al mínimo su base imponible en estos países, llegando incluso a declarar pérdidas.

De esta manera, de acuerdo a las cuentas anuales correspondientes al año 2015 Apple Retail, la filial encargada de la gestión de sus tiendas en España, compró productos a su matriz en Irlanda por 232 millones de euros, vendiéndolos posteriormente por 296 millones.

En su declaración de la renta, Apple también declaró desembolsos como los de la Seguridad Social por valor de 9,3 millones de euros, gastos de 12 millones en arrendamientos o, por ejemplo, gastos en salarios por valor de  28 millones de euros (cuando Apple mantiene un Consejo de Administración cuyos directivos no cobran por su labor), entre otros.

La red de sociedades hilvanada por Apple intenta crear la ficción a través de los llamados acuerdos de precios de transferencia, que cada una de ellas son entidades separadas entre sí e independientes, para posteriormente vender los productos desde Irlanda a sus filiales prácticamente a precio de mercado: de esta forma, el beneficio obtenido es mínimo y consigue pagar menos impuestos de los que debiera.

Así, Apple insiste en sus últimas cuentas depositadas en que “continúa comprando productos” a Irlanda  “a precios de plena competencia”. Si bien lo cierto es que esta táctica no es nueva, sí que se requiere de una solución a la que únicamente se llegará por la actuación conjunta de todos los Estados afectados.

En este sentido, desde el 2014 la OCDE trabaja en buscar una solución consensuada a estas estructuras fiscales. Mediante 15 acciones, el proyecto BEPS, (en español “Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios”) intenta poner fin a estas prácticas que trasladan sus beneficios a países con nula o baja tributación utilizando mecanismos que, pese a todo, en la mayoría de los casos cumplen con la legislación vigente.

El caso de Apple no puede encajar mejor en los objetivos del proyecto BEPS: acabar con la falta de transparencia fiscal internacional, evitar el abuso de los convenios para evitar la doble imposición, asegurar que los precios de transferencia tengan correspondencia con la creación de valor y desarrollar un instrumento multilateral para aplicar las medidas necesarias.

Es necesario que los participantes en este proyecto acuerden qué medidas legislativas deben implantarse a nivel global para acabar con los desajustes que permiten estas prácticas; ajustes que privan a los Estados de recursos necesarios para impulsar su desarrollo pero que, especialmente, minan la confianza de la ciudadanía en la justicia del sistema tributario.

Sólo una solución estructural y coherente acabará con estas estrategias de planificación fiscal que socavan la imparcialidad e integridad de los sistemas fiscales, otorgan a las multinacionales una ventaja competitiva sobre las empresas que operan a nivel nacional y son un agravio comparativo para el resto de contribuyentes.

Claudio Rodríguez Vera (@rvclaudio)
Abogado en Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.