Impuesto de sociedades una montaña rusa de reformas

Impuesto de sociedades: una montaña rusa de reformas en España

El gobierno en funciones acometerá la reforma del impuesto de sociedades y reintroducirá los pagos fraccionados. Acusan de confiscatoria esta medida desde sindicatos y oposición

El gobierno en funciones acometerá mediante decreto-ley la reforma del impuesto de sociedades que había anunciado el pasado mes de julio por la que pretende aumentar los ingresos del Estado en 6.000 millones de euros adelantando el cobro de este impuesto a las empresas que facturen anualmente más de 20 millones de euros.

Esta medida ha causado enorme polémica porque las empresas, los sindicatos como la UGT, la oposición y el gobierno discuten si se trata o no de un aumento encubierto del impuesto de sociedades. Mientras el Ejecutivo defiende que esta iniciativa no significa para las empresas pagar más por este impuesto sino pagar antes, desde el otro lado replican que se trata de una medida recaudatoria pues hay más recursos a los que el Estado puede acudir como por ejemplo la emisión de bonos o deuda.

El pago fraccionado del impuesto de sociedades a un tipo mínimo fue introducido por el gobierno en el año 2012 alegando que era una iniciativa de carácter excepcional para paliar los efectos de la crisis económica y conseguir liquidez para el Estado.

El gobierno, además, insistió en que esta modificación del impuesto sería temporal y consistiría en mantener un tipo del 12% para las compañías que ingresen más de 20 millones de euros y estuvo vigente hasta 2015, cuando se suprimió.

Esta supresión fue anunciada con bombo y platillo pero tuvo un efecto secundario imprevisto: provocó un descenso del 40% de los ingresos del Estado por el impuesto de sociedades sólo en los meses de enero a julio de 2016.

Así, poco después, el gobierno decidió reintroducir el pago fraccionado de este impuesto. Pero ésta caída brusca de los ingresos tributarios no parece que haya sido el único motivo. Ante la dificultad de presentar los Presupuestos Generales del Estado a la Comisión Europea en tiempo y forma debido al bloqueo institucional y al no cumplimiento del objetivo de déficit público, desde Bruselas se inició un procedimiento de sanción a España.

Además, la reintroducción de los pagos fraccionados del impuesto de sociedades era una de las medidas pactadas con la CE para cumplir con dicho déficit y serviría al Estado para evitar una posible multa de la Comisión Europea (el próximo 15 de octubre el gobierno se somete a examen y se decidirá si se le sanciona o no) y recuperar lo no ingresado por este impuesto: 3.000 millones de euros el primer mes de aplicación y 6.000 millones en total a cobrar por la Agencia Tributaria.

La lucha contra el déficit público y el intento de cuadrar las cuentas del Estado en tiempos de crisis son empresas loables siempre y cuando no se tomen iniciativas que jueguen a discreción con los resquicios legales de las normas tributarias especialmente si de lo que se trata es de conseguir liquidez a toda costa.

Existen otros medios por los que el Estado debería dotarse de liquidez como los bonos del estado en lugar de echar mano de la imposición directa a través del impuesto de sociedades. Reintroducir los pagos fraccionados cuando se habían eliminado hace unos meses refleja incoherencia tributaria por parte del gobierno.

En este sentido, la seguridad impositiva también es importante y asimismo representa un gran instrumento para estimular la recuperación económica con el que no se debería frivolizar.

En Del Canto Chambers estamos especializados en derecho fiscal y tributario y le asesoraremos si desea conocernos en clerk@delcantochambers.com

Redacción de Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.