El Brexit y su efecto en el liderazgo británico en Oriente Próximo

El Brexit y su efecto en el liderazgo británico en Oriente Próximo

El Brexit no sólo afectará a la política exterior británica con la UE sino también con la de otras regiones del mundo como Oriente Próximo.

Tal y como comenta Chris Doyle en su articulo “Will there be a British Middle East Policy after Brexit?” publicado por Al Sharq Forum, la salida británica de la Unión Europea en el referéndum del pasado 23 de junio provocó la mayor crisis en política exterior del Reino Unido desde la pérdida de sus colonias. Londres tendrá que reconfigurar las relaciones con sus socios y aliados internacionales, especialmente con los países de la Unión Europea.

Oriente Medio es una de estas regiones. El Reino Unido ha jugado un rol geopolítico clave en esta zona desde hace un siglo y que ahora se ha visto amenazada por el Brexit. Cómo se produzca la desconexión con Bruselas y las acciones que, a partir de ahora, emprendan en la región la Unión Europea y los Estados Unidos por separado marcarán el futuro del papel británico en esta región.

La pérdida de relevancia del Reino Unido en Oriente Próximo comenzó en 2003 con la Guerra de Irak, cuando Londres se desmarcó de la mayoría de sus socios europeos y apoyó la invasión del país por los Estados Unidos.

La dependencia de los recursos energéticos (como el petróleo) procedentes de los países del Golfo, también condiciona su relativa posición de fuerza en la región. Además, sus relaciones internacionales con Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos son oscilantes.

Sin embargo, no parece que cambie su política con respecto a Israel, que probablemente continuará como hasta ahora, (puesto que de lo contrario perdería el acceso a alta tecnología), lo que significa que el conflicto palestino seguirá estancado.

La lucha contra el terrorismo del llamado Estado Islámico (ISIS) es el aspecto de la política exterior no comunitaria del Reino Unido más importante y no se esperan grandes diferencias con sus socios tradicionales al respecto.

Son estos dos aspectos los que mantendrán al Reino Unido como un actor importante en Oriente Medio a pesar del Brexit. Londres debería evitar aislarse internacionalmente, especialmente en un contexto en que la geopolítica se desarrolla en bloques de Estados.

Para ello, Londres debe hacer un esfuerzo titánico de diplomacia y negociar multitud de tratados internacionales y acuerdos bilaterales con sus actuales socios debido al Brexit. Se ha calculado que al menos debería negociar unos 50 nuevos acuerdos con sus socios europeos para reemplazar a los que, todavía, le unen con la Unión Europea.

Es cierto que Londres no parte de cero. Ser miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, miembro del G-7 y del G-20, de la OTAN y de la Commonwealth le da cierta fortaleza negociadora desde el principio.

El Brexit ha descolocado a uno de los actores implicados en Oriente Medio, el Reino Unido, pero no ha cambiado la clave geopolítica de la región: el comercio. Un factor que Londres deberá tener en cuenta para reconfigurar su presencia en la zona.

En Del Canto Chambers analizamos la problemática internacional del Reino Unido y Oriente Medio. Se nos puede contactar en clerk@delcantochambers.com

Redacción de Del Canto Chambers

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.