Del Canto Chambers analiza la evasión fiscal internacional

Analizamos en profundidad las medidas que la OCDE y la Unión Europea están implementando para luchar contra la evasión internacional de impuestos.

Esta semana en Del Canto Chambers nos hemos centrado en realizar un análisis de la evasión internacional de impuestos. La OCDE, desde 2013, lidera el proyecto BEPS (Base Erosion and Profit Shifting; en español: Erosión de la base imponible y traslado de beneficios). En este sentido y desde nuestro despacho hemos considerado relevante dedicarle una serie de artículos.

En Europa, la Unión Europea se encarga de implementar las recomendaciones de esta organización internacional. Para ello, promulgó recientemente la Directiva 2016/1164 de medidas contra la elusión fiscal.

Este proyecto de lucha contra la evasión fiscal ha marcado 15 ámbitos de actuación con el objetivo de evitar que las empresas se aprovechen de la doble exención, las imposiciones inferiores y la retirada de los beneficios para tributar menos.

De entre estos quince campos, hemos destacado los que impiden “los llamados mecanismos híbridos”. Con ellos las empresas intentan aprovecharse de resquicios legales entre los tratados tributarios internacionales.

Otros mecanismos en este sentido que ha implementado la OCDE son las medidas para impedir las prácticas de ingeniería fiscal y los abusos de convenio. Ciertas empresas con las prácticas de ingeniera fiscal pretenden establecerse en países donde existe baja tributación para pagar menos. Los abusos de convenio se refieren “a casos de “treaty-shopping” o búsqueda del tratado más favorable”.

También la OCDE recomienda redefinir el concepto de establecimiento permanente. Este término alude a donde una empresa realiza toda o parte de su actividad de negocio.

Este proyecto es coordinado en Europa por la U.E. Con su Directiva 2016/1164 promulgada el pasado mes de junio, esta norma puso su punto de mira en medidas como la limitación de la deducibilidad de los intereses y los impuestos de salida, las sociedades extranjeras controladas (SEC) y las llamadas asimetrías híbridas.

Con ellos las empresas pretenden inflar los intereses de sus préstamos para que se contabilicen como pérdidas y tributen menos. Además también aprovechan para mover sus activos empresariales de un Estado miembro a otro, o a un tercer país o entre diferentes establecimientos permanentes situados en distintos Estados miembros.

Estos traslados se producen también entre filiales de una empresa matriz y pretenden buscar diferencias en la legislación de cada país para pagar menos  en el impuesto de sociedades.

Esta semana también hemos abordado las consecuencias del Brexit, en relación con futuras fusiones o adquisiciones, a través del artículo de nuestro Managing Partner, León Fernando Del Canto,  publicado en  AcquisitionsDaily.com.

Esperamos encontrarnos la próxima semana y ofreceros más contenido sobre temas fiscales y mercantiles. Hasta la próxima.

Xavier Nova (@xavinova)

Director de Del Canto Chambers[:]

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.