¿Cómo puede afectar el Spanish Bankxit a las hipotecas en España?

El “Spanish bankxit” es un término que ha nacido desde una sentencia del Tribunal Supremo Español que limitaba en el tiempo el derecho a recuperar las cantidades entregadas a los bancos españoles que incluyeron en sus hipotecas cláusulas declaradas nulas, principalmente las “cláusulas suelo”.

Estas cláusulas han sido comunes en la práctica bancaria española.  Y aunque han sido declaradas nulas, el Tribunal Supremo Español, en contra de lo estipulado en derecho español y principalmente en la Normativa Europea, de obligado cumplimiento por los Estados miembros de la Unión Europea, ha limitado el derecho de los consumidores a reclamar hasta el 2013.

La norma Europea de la que España trata de separarse, como si de un Bankxit se tratara, es la Directiva 93/13/CEE, concretamente en el párrafo 1 de su árticulo 6º, que cita textualmente:

“Los Estados miembros establecerán que no vincularán al consumidor, en las condiciones estipuladas por sus derechos nacionales, las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, si éste puede subsistir sin las cláusulas abusivas.”

Dicha “no vinculación” debería ser cuestionada únicamente por instancias supranacionales Europeas. Siendo el TJUE el único que podrá interpretar dichos casos, está siendo suplantado unilateralmente por el máximo tribunal español.

Si el citado artículo declara que “no vincularán”, claramente no pone ningún límite, siendo por tanto imperativo:

  1. a) Por una parte la anulación cláusula, siguiendo obligatorio el resto del contrato,
  2. b) Por otra parte, la devolución íntegra de lo obtenido injustamente como resultado de este tipo de cláusulas.

De este modo, cuando la sentencia de 25 de marzo de 2015, interpretando la anterior sentencia de 9 de mayo de 2013, recorta o limita el derecho de los consumidores a reclamar únicamente hasta la fecha de 9 de mayo de 2013, claramente está limitando e interpretando de modo unilateral una norma en la que no tiene competencia un tribunal nacional.

Y esta es precisamente la opinión que en su anterior Informe la Comisión Europea emitió en el Asunto Prejudicial C- 145/15, y en cuyo resumen de su dictamen emitió:

“De conformidad con los artículos 6.1 y 7.1 de la Directiva 93/13/CEE y la interpretación que de los mismos ha hecho el Tribunal de Justicia, no es posible que los tribunales nacionales puedan moderar la devolución de las cantidades que ha pagado el consumidor –y a la que está obligado el profesional- en aplicación de una cláusula declarada nula desde el origen por defecto de información y/o transparencia.”

Resulta desolador que España, miembro consolidado de la UE, activo y con aspiraciones Europeístas, participando de modo activo y con representación en todos los Organismos Europeos, se situé en el lado contrario a lo que Europa ordena.

Esta postura anti europeísta, que sitúa los intereses bancarios por encima de los intereses de los propios ciudadanos, nos llama a la reflexión sobre si esta Unión Europea está verdaderamente creada para unificar la defensa y en beneficio de las personas y culturas que la integran. ¿O acaso sólo se creó para la defensa del sistema monetario, y por tanto respetaremos estas leyes comunes mientras nuestros sistemas  bancarios nacionales no se encuentren amenazados; y en ese momento por encima de los derechos nacionales y europeos, aplicaremos como norma suprema el Bankxit?

Por lo expuesto, si la Unión Europea realmente cuenta para el cumplimiento de sus fines con recursos humanos, materiales, financieros y normativos, esperamos que el próximo 12 de julio el Abogado General del Tribunal Europeo continúe con la línea argumental que hasta ahora ha seguido Europa, defendiendo a los consumidores de los productos bancarios españoles abusivos.

En resumidas cuentas, el resultado deseable, europeísta y conforme a derecho es que Tribunales Españoles sigan respetando la Normativa Europea y el sistema Bancario Español permanezca en la Unión Europea.

Raúl Del Canto (@rauldcanto)
Partner en Del Canto Chambers
Lawyer & Environmental Adviser

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.