El contraataque de la banca: subidas al crédito hipotecario tras el fallo del TJUE

El contraataque de la banca: subidas al crédito hipotecario tras el fallo del TJUE

Los bancos españoles encarecerán los créditos para hacer frente a un euríbor todavía en mínimos históricos y a la sentencia del TJUE sobre las cláusulas suelo.

La banca española lleva varios años en situación de crisis en un contexto bancario de tipos bajos y márgenes estrechos, a lo que se han unido dos nuevos factores: el reciente fallo del TJUE sobre las cláusulas suelo, que tendría un impacto de 4.000 millones de euros en las cuentas del sector financiero español; y los valores mínimos del euríbor, que se espera que toquen fondo, al menos, durante la primera mitad de 2017.

Ante este escenario, la banca española ha desarrollado una estrategia comercial para este nuevo año: encarecerá los nuevos créditos hipotecarios y se apoyará en el crecimiento del saldo de crédito hipotecario, mientras sigue apostando por ofertar hipotecas a plazo fijo en lugar de variable.

En efecto, este saldo ha superado en 2016 la cifra de 667.000 millones de euros y, por primera vez desde 2010, el número de nuevos préstamos bancarios para la compra de vivienda podría sobrepasar el total de hipotecas amortizadas.

La sentencia de las cláusulas suelo, por la que los bancos están obligados a devolver a sus clientes las cantidades pagadas de más por sus hipotecas, acelerará la tendencia de la banca a decantarse por las hipotecas a plazo variable, que no contienen dichas cláusulas, no les afectan las bajadas del euríbor y son más rentables que las hipotecas a plazo fijo.

Sin embargo, todavía en España el 71.4% de las hipotecas son de tipo variable (de hecho, el porcentaje de ingresos brutos que cada familia española tendría que destinar al pago del primer año de su hipoteca es del 21.5%), por lo que los bancos compensarán el fuerte impacto económico de las devoluciones de las cláusulas suelo con nuevos ingresos como el aumento las comisiones y de los créditos hipotecarios y de consumo.

El mercado hipotecario ha comenzado a crecer aunque todavía está muy lejos de las cifras anteriores a la burbuja. En 2016 el capital contratado en hipotecas fue de 3.000 millones de euros. Es este el punto de partida de la banca para asegurar su crecimiento y capear el fallo del TJUE pero, actualmente, tiene en contra los bajos tipos del euríbor, que lleva once meses consecutivos en negativo.

El valor del euríbor acabó en 2016 en el -0,080%, cuando a comienzos del año estaba en +0,042%, habiendo inaugurado el 2017 en el -0,083%. Las previsiones son que este año el euríbor tocará fondo pero que a partir del segundo semestre volverá a subir. Se estima que a finales de año podría estar ya en valores positivos (+0,05%) y en 2018 podría alcanzar el +0,15%.

Diversos expertos han basado estos pronósticos en tres aspectos: la reciente subida de tipos de la Fed norteamericana, las últimas medidas del Banco Central Europeo (BCE) (que mantuvo el valor de los tipos y prorrogó seis meses el programa de compra de deuda) y el repunte de la inflación en Europa.

Es necesario destacar que en el primer semestre de 2017 se modificará la metodología de cálculo del euríbor, que se basará a partir de ese momento en las operaciones efectivas y no por las estimaciones del mercado, como hasta ahora.

El fallo del TJUE y un euríbor en mínimos históricos afectan financieramente a los bancos. Las estrategias de estas entidades, que se basan en incrementar el valor de los créditos y fomentar las hipotecas a tipo fijo para esquivar los descuentos del euríbor, buscan cargar sobre el cliente los efectos negativos para la banca de estos sucesos, es decir, la acción de la Justicia y las consecuencias de la  crisis.

En Del Canto Chambers estamos especializados en derecho fiscal y mercantil y se nos puede contactar tanto en nuestra plataforma www.spanishbank.co.uk como en clerk@delcantochambers.com

Redacción de Del Canto Chambers

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.